Peras cocidas

Llega el otoño y con el la fruta, a la vez que se nos escapa el calor. Una buena manera de consumir la fruta cuando el ambiente se ha enfriado es sometiéndola al fuego; de ésta manera le añadimos el atributo caliente que la fruta cruda no tiene, haciéndola más digerible e increíblemente dulce.

El proceso que seguimos es bien sencillo. Ponemos a hervir agua en una olla, introducimos las piezas de fruta, echamos sal y las dejamos hirviendo durante cinco minutos. Quitamos la olla del fuego y la metemos a la caja caliente. En éste caso lo hice de noche, y ésta mañana al desayunar estaban las peras templaditas para el desayuno.

On egin!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *